0

La Vecindá – Capítulo IV “La niña diabólica”

Mis vecinos abren un nuevo capítulo en esta novela de pura convivencia teatral.
En esta ocasión, tenemos el agrado de conocer a una diabólica niña (más bien pre-adolescente), que tiene, no solamente muchos problemitas mentales, sino que además, parece que su vida -YA-, es una mierda.
Gritando a pleno pulmón (irónicamente, como renaciendo cada vez), día a día, nos embellece el ambiente auditivo, con alguna de sus quejas. Estos gemidos, responden a problemáticas entrañadas en esas misteriosas hormonas propias de la pubertad.
Es decir, no estamos hablando de maltrato infantil, ni de una preocupación por el medio ambiente, o la bastardeada política Argentina. No.
Estas protestas, que están acompañadas siempre, (pero siempre), de un sollozo-casi-llanto y de unas AGUDÍiiiiiiSIMAS cuerdas que resuenan una y otra vez, de tal forma que casi puedo visualizar sus campanillas enrojecidas; no son más que lamentos argumentados por la nada misma. Sí.
Sus solicitudes son dirigidas principalmente a su señora madre.
Tal como un bebé recién nacido, que pide a puro llanto la leche materna. (Un caso de manual).
Algunas veces, también solicita imperiosamente, la atención de su (aparentemente inválida) abuela.
Frases como: “MaMAAAAAAAAAAAAAAAAAÁ!!!! YA TE DIJE MIL VECES QUE NO ME GUSTA ASÍ (keyword: “así”) EL CAFÉ CON LECHEEEEEEEEEEEEEeEeEeeeeeee” o bien, “AAABUEEELAAAAA!!! TRAE EL TRAPOOOOOO!!! NO VES QUE SE ME CAYÓ TODOOO!!??!”, o bien, “MAMAAAAAAAAAA DEJAME EN PAAAAAAZZ!!!! YO ACA HAGO LO QUE QUIEROOO!!! ANDA A INTERNARTEEEEEEEEEEE!”.
Y así, hasta el infinito punto rojo. Todo lo que se imaginen, va como piña.
Y nadie. Pero nadie, dice nada.
Nadie les chista, (como me chistan a mi, cuando me hago un té a la 1 am porque tengo insomnio).
Nadie aplaude gritando “a dormir nena que ya son las once” SIC , como me hacen a mi).
Ahora bien, los Domingos que juega Boca-River, el otro vecinito divino cuando se le canta bien el ocote, hace sonar una hermosa Vuvuzela.
Y saben qué?….No pasa nada.
La única culpable del “quilombo” en este edificio, soy yo.
Por qué?… Porque hago un ruidito con la cuchara en la taza por las madrugadas.
Que injusta es la vida.

Anuncios
0

La Vecindá -Capítulo III “La Vuvuzela”

 

Que alguien me explique: ¿De dónde saco yo paciencia para seguir tolerando a mis vecinos enfermos mentales?. Por favor lo pido encarecidamente.

Entre tantos otros motivos (que verdaderamente sobran), que me empujan a querer asesinarlos uno por uno, este es el peor de todos:

Tengo un vecino que cuando no le gusta algo que se escucha (llámese, una música o una conversación telefónica) o bien, simplemente cuando se le cantan los huevos, (porque muchas veces lo ha hecho estando el edificio completo en silencio), el tipo se asoma por la ventana (la cual da al pulmón, obviamente) y hace resonar una VUVUZELA.

Explímenme, por favor, en serio. Yo no sé cuánto más aguanto.

 

0

La Vecindá – Capítulo II “¿Un identificador de llamadas o un Sicario?”

 

[ Mi vecina del séptimo, cada tanto se asoma por la ventana para ver si llegué a mi casa. (Sí, para ver si llegué.) Ella se da cuenta porque puede visualizar si tengo la luz prendida y entonces, esta señora divina y amorosa que no tiene mucho que hacer con su vida, me llama por teléfono.

Este engendro de la naturaleza, tiene la GRAN habilidad de hablar sin respirar (prácticamente) e hilando un pensamiento con otro de una manera majestuosa. Cabe aclarar que los siguientes espacios en blanco: “(…)” significan que durante un lapso se me apagó el cerebro y no escuché]

.

A saber:

.

“(…) yo miro dibujitos, o sino pongo un documental o un concierto. Porque necesito distraerme, porque la televisión es para educarse. Hay gente desubicada que se pone a hablar de sexo en horarios que no corresponden!, Yo soy una señora grande, te imaginas que ya nada me sorprende, eso no me va a TRASTORNAR, pero eso…es…son cosas, es como…es como los chistes. Hay chistes de buen gusto, que a lo mejor es ‘pícaro’, pero de buen gusto. Mirá Landrisina! El chiste en sí, es tonto,

pero él hace un espacio, y cómo los cuenta,…es un encanto! Y te da…La gente se ríe y te da,… entonces, ‘arranca y sigue’. (?) Eso es un don que él tiene, eso no se aprende. Es como el cantante, que por más que aprenda,…Es como el artesano, ‘que sabe como tallarlo’. Entendés? Es como Favaloro (????) Ay! pobre hombre! Mirá,.. se me anuda la garganta!!

Es increíble, es tan injusto como lo pisotearon que no tienen perdón de Dios! Bueno no te interrumpo más. Y bueno, veo que no tenés gas, como yo! Porque esto de no tener gas te complica todo, mira, yo tengo una amiga que me ayuda (…) y le pido un balde de agua!. (…) Mi hija me presto una jarra ELÉTRICA. Porque imaginate que sino, no puede ser! Me compré un calentador ELÉTRICO también viste? (…) Bueno pero eso te lo cuento otro día tomando un cafecito jejejeje. Bueno, sino(…)el problema es la comida!! En invierno no me aguanto comer comida fría

(…) estoy súper obesa. (…) Porque viste?, YO NO SÉ CUÁNDO ME VOY A MORIR. (…) Eso me tiene media CUECA (??). Y bueno, todavía no sé si es maligno o no. Mirá el otro día fui a un médico, pero, mi hija me recomendó un montón de médicos. Pero éste es un chanta! me dijo “SEÑORA, USTED NO SE CURA MÁS”. ¿Cómo me va a decir eso?? Y bueno pero no te molesto más. ¿Vos trabajas en tu casa o afuera? ¿Te acostás tarde o temprano? Bueno no te pregunto más porque no quiero quedar chismosa.”

 

0

Mi novela Laboral – Capítulo VII – “Mis compañeros”

Mis compañeros de trabajo, no saben quiénes son ‘The Doors’ y afirman con absoluta soberbia que ‘Pink Floyd’ es música para escuchar cada uno en su casa mientras se limpia la misma o bien, “mejor no escucharla porque al fin y al cabo es aburrido e inentendible”.

A ellos les parece que si no te gusta el reggae ‘noeSsistís’.

Van al cine a ver la última de Burton en el estreno.

No comen un zochori de dorapa en la estación de tren, (nunca tomaron un tren).

Y jamás se pasaron ni un poquito con el alcohol.

También cabe destacar que están absolutamente convencidos de que el mejor lugar de la mujer es la cocina o bien, alternando con los quehaceres de la casa, ‘é mejor que decore la minita’.

Los viernes a la noche significan ir ‘al nuevo restorán que me recomendaron ésta semana porque te atienden de diez’.

Los sábados son igual a: reunión con el mismo grupo de amigos desde los 14 años (esos son amigos de verdá’, no se puede tener un amigo cuando sos más grande porque no é’ lo misSmo: ‘noeSsiste lamiSstá despué’.)  Cuyas vidas a esta altura (cerca de los 30) ya implica hijos, por lo cual resultan grandes reuniones con niños llorando y gritando, las mujeres abajo en la cocina preparando las ensaladas y los hombres arriba en el quincho, mirando fútbol y haciendo el asado. (única vez que cocinan ya que la mujer es una imbécil para dicha tarea, obvio).

Y por supuesto, los Domingos son para quedarse en la casa tirado en la cama o ‘A LO ÚLTIMO**, mirar alguna pelis’.

**Es importante aclarar que, entre otras tantas confusiones lingüísticas, éstos seres se expresan de ésta manera [‘a lo último’], cuando en realidad deberían decir [‘de últimas’] o  bien, [‘como mucho’].  También confunden la expresión [‘te queda grande’] con [‘te queda chico’], confundiendo entre sí sus respectivos conceptos, con lo cual me ha llevado intensas y fervorosas discusiones pero ,…..no hay caso.

Demás está decir que “lasSminita’ son toda’ trolaS son”, sobre todo las que llaman a la radio “pa’ decí que le gusSta la coletora..JA!…PST!”.

Hete aquí su fanatismo por una y sólo una transmisora radial de FM, denominada ‘Radio Metro’***

***Dentro de cuya programación, en algunos casos, se caracteriza por comunicarse vía telefónica con mujeres para hacerles preguntas de índole sexual y reírse mucho cual puber.

La única vez que me atreví a cambiar la radio (apenas llevaba unas semanas trabajando), casi me cortan la mano.  Sus ridículos argumentos los llevaron a decir cosas como “la radio esSuna sola, tendé?….no se puede cambiá po’que hace siete año’ quelaSScuchamo, tendé?”.

Por supuesto que son FANTÁTICOS HASTA LA MUERTE del fútbol, no hacen otra cosa que chequear cada cinco minutos los resultados del DT. De hecho, la oficina da origen y es lugar de una gran organización para la gestión de apuestas entre ellos mismos y cerca de veinte personas más que les envían sus resultados vía mail. Juntan la plata y reparten premios. (también participa el dueño de la oficina).

Los lunes*** son dignos de un capítulo más de ‘Polémica en el bar’.

***En realidad esto sucede de lunes a viernes, pero el primer día de la semana es clave, futbolísticamente hablando, claro.

{NdA: ‘Polémica en el bar’ fue un programa de TV muy conocido en el cual se reunían en un bar, varios personajes televisivos entre actores y periodistas, más la figura del momento, exclusivamente para discutir sobre fútbol}

Así es que se generan grandes discusiones que aumentan en tono de voz progresivamente hasta llegar al clímax y luego se desprenden conclusiones que muchas veces pueden terminar en sonrojadas mejillas y ofendidos corazones.

Aunque habiendo ya nombrado numerosas características de éstos seres tan extraños con quienes comparto la mayor parte de mi tiempo, no puedo dejar de contarles su particular perspectiva sobre los animales domésticos. A saber: ‘El perro tiene que sé de raza’ / ‘Pa’ tené un peRRo de la caYe esStán los del pasteu o Nicole Niuman’ .  Y así pueden pasar una tarde buscando por internet perros de raza ‘lindos’, y averiguando precios ‘pa’ cuando tenga una casa’.

En fin, hay muchos más puntos para desarrollar pero creo que por ahora puede ser suficiente para que ustedes puedan ahora asimilar ésta información y sacar, si quieren, sus propias conclusiones.


4

Mi novela laboral – Capítulo VI – “El caballero del Zobaco”

Después de tanta insitencia y finalmente el pedido de “El úlitmo analógico”, he decidido que llegó el momento de presentar al tan temible caballero que ronda durante las mañanas en mi espacio laboral. Por suerte a la tarde tiene cosas más importantes que hacer.

Como ya lo describí en otra ocasión, hoy no quiero que falte ningún detalle así que voy a repetir si es necesario.

Por eso les cuento a quienes no lo saben, que éste señor tiene una forma muy particular de hablar. En principio diría que más bien grita entre ruidos extraños que con el tiempo descubrí se debían a su dentadura postiza.

Más luego, descubrí también que eso es lo que tanto le hace escupir…

Además de todo esto, (claro, porque no es mucho todavía), tiene una tos crónica muy “expectorante” (o bien “eSSpetorante” como diría él), producto de su decisión de dejar de fumar, hace algunos años ya. Por lo cual, tiene la -imperiosa- “necesidad” “deSScupirr todo lo que eSSpetoró”. Así es que, desde donde se encuentre, corre estrepitosa y torpemente hasta el tacho de basura que tengo detrás mío, a largar parte de su ser.

En el fondo, creo, es un buen tipo….@_@…..Okok….sigo.

Su forma de hablar, es extremadamente tosca…bruta, atropellada, feroz, sin escrúpulos, y siempre salpicada migas de pan, grisines, budín de chocolate o medialunas de manteca.  Y entre frases apuradas y polvorientas pero húmedas, entremete su “tic” apalabrado: “no me entendé lo que te quiero decí”.  (?¿) Todavía no sé lo que significa, porque lo mete en el medio de cualquier cosa que esté diciendo.

El tiempo lo aprisiona, sus mentiras le pisan los talones, los clientes lo tienen entre pinzas, no le creen sus excusas!, encabezadas casi todas con un “no me vas a creer lo que me pasó”.

Una vez, a una clienta con la que ya habíamos terminado de ultimar detalles para su catálogo, mientras se estaba yendo, ya encaminada en la vereda, nos dimos cuenta de que había olvidado su cartera. A lo que el caballero corrió en su búsqueda al grito de “GOOORRRDAAAA!!! GOOORRRDAAA!! TE OLVIDASTE LA CARTERAAA!!!”…Y sí…la señora era rellenita.

Un año tuvo que transcurrir hasta que por fin me llamó por mi nombre, mientras tanto me confundía con un varón: “si somo’ todos hombre’ acá” (?¿)… Cuando entendió que yo era mujer y que no podía seguir saliendo del baño después de orinar, sina abrocharse los pantalones hasta la puerta de salida (a la calle), o hablar de que tal o cual mina estaba “re buena” (cuando no está su esposa), por fin me llamó “Carlos, Javier, Fernando, Martín o Leo”.  Hace unos días, después de dos años, lo escuché decir mi verdadero y único nombre. Fue para pedirme diez pesos para pagarle al de la moto…

Ya he contado también, que va de cuerpo casi todas las mañanas, y cuando sale me pide que ponga “esse cossito que tené vó’…que sale humito”….Alegando sin ton ni son, que la noche anterior comió un bife que le cayó muy mal.  Demás está decir que todas las mismas veces, nosotros nos quedamos un rato laaaaaaargo en la puerta de calle, hasta que se va el olor putrefacto y podemos volver. Mientras que su esposa, entra y sale de ese mismísimo baño, como si hubiesen llovido rosas.

Quiero agregar, ya que estamos, algo “curioso” que sucedió el día de hoy. Mientras yo fumaba plácidamente bajo el sol en la vereda, o en la vereda del sol, como guste más…el señor se asomó por la puerta y me GRITÓ: “CHEE !!! TASSS MÁS GORRRDA VOOSS???…SEEEE, TAS MÁS GORRDA!!! ACÁ EN LO’ CACHETE SE TE NOTA, ASÍ “O.O” ….DOS O TRES KILO’ MÁSSS TENÉS EHH??–AFLOJÁ CON LO´SÁNGUCHEEEE, YO SÉ LO QUE TE DIGOO…MIRAME A MÍ!!!!”….

En fin. Demás está decir que todo el barrio se dió vuelta a observarme y yo no sabía si tragarme el pucho, salir corriendo a los gritos o dirigir mi puño hasta su cara.

En el capítulo 04 supieron del último acontecimiento con el señor en cuestión, y creo que con esto dicho ya no tengo más que contar.  Si hay más, imagínenlo. Sí…todo eso que se imaginan, está acertado.

A continuación, les voy a dejar un video, filamdo por mi misma un día al azar, simplemente apoyé mi cámara apuntando hacia atrás y cuando por fin pude observar lo que había grabado, mi asombro fue le mismo que uds tendrán a seguir.

Sólo quiero aclarar que las marcas de agua que se ven en la parte superior e inferior, es por mi compresor de video que el muy maldito me dejó ahí enchufados….  C ‘ est fini.

2

Mi novela laboral – Capítulo V – “Mis compañeras, codo a codo”

Como si todo esto fuera poco, y aunque algunos saben ya, no quisiera dejar pasar esta valiosa información sobre mis fieles compañeras.

Todos tenemos compañeros de oficina, excepto la gente que trabaja sola, en su casa por ejemplo. Así y todo, seguramente alguna vez ha tenido las mismas que yo, pero sus ojos no fueron oportunos…

Como he mencionado alguna vez, mis compañeros (hombres) que ustedes ya conocen, son aquellos con quienes lucho por mi salud mental y sobre todo, de mis pulmones, en contra del aire acondicionado en días de baja temperatura.

En fin, no es a ellos a quienes me refiero en ésta ocasión, ya que me he referido a seres del sexo femenino. (Porque sí, para mi son femeninas…femeninas?…bue, son mujeres!! o niñas!!…no sé!…son ELLAS).

Antes de presentarlas quiero contarles que las veo día a día y aunque a veces todavía se esconden, ya casi no, porque…es como si fuésemos de la familia.      La mayoría de las veces, las veo asomarse por mi teclado, hoy por ejemplo, una me miraba fijo mientras hacía pis.

Y sí, son muy “meteretas”!, diría mi abuelita.

Ya voy a dejar de dar vueltas para presentarlas, aunque seguramente ya hayan adivinado. Por eso, directamente prefiero que las conozcan cara a cara:

La señora "Cuca Trap!" (Bautizada por Lord Vader...)

La señora "Cuca Trap!" (Bautizada por Lord Vader...)

La señora Cuca Trap, vista desde otro plano, mientras trataba de ir a visitar a Marta, que la esperaba del otro lado...

La más grande es Yiya, ese día invitó a sus amigas a tomar el té.

E-E-E-E-E-E-E-EEeeeeeeso es todo amigos!