Los poemas de Fenoglio, el rutero de la vida.


Fenolgio

"Feno"

Yo soy Roberto Fenoglio Almirante Brown.  Me dicen Feno, de ‘fenómeno’…

Nací en Avellaneda, pero crecí en la ruta. Desde el  día en que mi finada madre nos dejó, (Dios la tenga en la santa gloria).

Mi padre, rutero de sangre, me llevaba en su Scania con doble acoplado por todas las rutas argentinas.  Y así aprendí. La ruta es mi amiga, mi amante, mi vida entera.

Dos veces me enamoré, a las dos mujeres perdí. Tuve que elegir. Y yo…yo no puedo vivir sin mi ruta.

En mi tiempo libre escribo poemas. Este es uno de los tantos que escribí para Nadia, una Yugoslava hermosa de la cual me enamoré perdidamente. La conocí en la ruta 42, ella hacía dedo y la levanté. Enseguida nos dimos cuenta de la magia que surgía cada vez que nuestras miradas se entrelazaban.

Así fue que se quedó conmigo, viviendo y viajando en el camión durante seis meses y diez días…

El día que le escribí éste poema, me dejó….

Por fin el momento ha llegado
para confesarte mi pecado.
Muchos secretos he guardado,
todo este timepo, a tu lado.
Si te preguntas acaso,
quién es el que te ha besado,
sólo esta noche podré decirte,
que si bien he fantaseado,
jamás a ti podría más mentirte.
Sin embargo hoy me arrepiento,
de haber tenido ese tropiezo.
Es por eso, amada mía,
que con dolor te confieso,
no he besado a ninguna!,
aunque lo he disfrutado…
Hoy estoy lleno de bronca,
porque ellas me han dejado,
el amargo sabor de sus labios,
cuando al final de cada ruta,
me cobraban,…las prostitutas.
“Por fin el momento ha llegado
para confesarte mi pecado.
Muchos secretos he guardado,
todo este timepo, a tu lado.
Si te preguntas acaso,
quién es el que te ha besado,
sólo esta noche podré decirte,
que si bien he fantaseado,
jamás a ti podría más mentirte!.
Sin embargo hoy me arrepiento,
de haber tenido ese tropiezo.
Es por eso, amada mía,
que con dolor te confieso,
no he besado a ninguna!,
aunque lo he disfrutado…
Hoy estoy lleno de bronca,
porque ellas me han dejado,
el amargo sabor de sus labios,
cuando al final de cada ruta,
me cobraban,…las prostitutas.”
Y bue….
Anuncios

8 comentarios en “Los poemas de Fenoglio, el rutero de la vida.

  1. Hola linda!
    Tanto tiempo! Menos mal que entré, porque me estaba por perder el minuto cultural con el poema de Feno… fenómeno!
    En fín! La yugoslava debería comprender que uno puede usar muchos recursos literarios, sin necesidad de ser ciertos… que triste que el romance haya terminado así, o será que la yugoslava ya había recorrido toda la Argentina en el Scania y no le quedaba más tiempo para sus vacaciones, eh?
    Feno es un corazón sensible, carajo!
    Besotes!!!
    Sandru
    P.D.: te dejé el blog de los huroncitos en mi firma, porque en el del Oso no estoy escribiendo hace mucho! (en el otro tampoco, jajajaj).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s