Mi novela laboral – Capítulo III – “Jimmy”


Habiendo ya expuesto con gran alevosía y énfasis calenturiento uno de los tantos conflictos que me atormentan día a día en mi oficina, hoy, por ser Viernes, decidí acolchonar estos dos días consecutivos, llamados habitualmente “fin de semana” (aunque no estoy de acuerdo con esto ya que, para mí -fin-de-semana- significa “Viernes”, porque es -el fin de la semana- -cuac-, bueh…perdón, se me caen los chistes traviesos…uuh…no, no, pará, no es lo que parece,no—-…..((CENSURADO))—Ejem!, como decía, de todas maneras, creo no saber otra denominación para los días en cuestión).

Es por eso que hoy, en esta entrega (?¿), les adjunto unos videos de mi elaboración (o sea, yo sostuve la cámara y fue ella quien mediante mecanismos ya programados, tomó imágenes -o fotogramas- que, sucesivamente, forman lo que llamamos, video). (Eh, algo me está pasando, no puede ser la cantidad de pelotudeces que  dije en cuatro líneas). Pero antes quisiera hacerles un breve resumen de lo que van a ver a continuación.

Les presento a Jimmy.

Éste extraño-gran personaje de ciudad, habita o se lo encuentra fácilmente en el barrio de Once, más precisamente dentro de un local donde vende “Jeans”. Podemos decir entonces que es un vendedor.  Hay una frase que dice “No todo lo que brilla es oro” o bien “Las cosas no son lo que parecen” o también “La mona vestida de seda, mona queda” pero ésta última frase no tiene nada que ver. En fin, el punto es que, este personaje, no es un “simple vendedor de Jeans en el barrio de Once”. No.

En principio les cuento que a Jimmy, en cualquier día del año lo podemos encontrar luciendo unas extrañas vestiduras, conformadas por: camisas floreadas, más bien grandotas, jeans y botas “texanas”….(sí, texanas).  También posee una espantosa y pajosa melena rubia teñida y un rostro que aparentemente jamás vio el sol.

Ahora bien, hasta ahora me dirán “Y?”….claro, hay muchos personajes de todo tipo y por todos lados, pero…peeeeeeeeero…..aquí tenemos yo creo, y me atrevo a decir, uno de los mejores o más bizarros que por lo menos yo, he visto.

¿Por qué, Great Lady? Me dirán, y yo les responderé: Porque, Jimmy -como así lo llaman en el barrio- no solamente vende Jeans, no solamente viste raro, no solamente tiñe su cabellera…..Jimmy, todas las tardes, a la misma hora, y por el mismo canal,… abre las puertas de su local de par en par, eleva el volumen de su equipo de música, y nos deleita con su deliciosooo……………………..KARAOKE!!!!!!!!!!

Síiiiiiiiiii!!! Karaoke para toda la cuadraaaaaa!! Que liiindoooo!! y siempre la misma cancióooon!!! iuuupiiii!!!!

En fin.

Lamentablemente, esta joyita sólo la puedo disfrutar a la hora de pegar la vuelta hacia mi hogar, por las tardes, ya que mi parada de colectivo queda justo en frente. Y como nadie me creyó  a la hora de relatarlo, decidí filmarlo. Pero como se darán cuenta, no me animé a enfocarlo directamente porque la calle es pequeña y se iba a dar cuenta, por lo tanto la mayor parte del tiempo se ve el piso, la vereda. Pero se puede apreciar perfectamente el sonido que entonan sus cuerdas vocales tan prodigiosas.

Aviso importante: No se ilusionen, no se ve un carajo.

Con ustedes! Jimmy!!!!

Jimmy Parte 1

Jimmy Parte 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s