Mi novela laboral – Capítulo I “wwwvisitemidiadelortocom”


“Por favor…podrías hacer algo para que el aire no me dé directo en la cara?…No sé…tal vez que las paletitas se muevan para el otro lado, no?…”

….Silencio…Mi jefe no contesta, me mira, pero no veo abrírsele la boca para nada. Vuelve a su pantalla de 17’, una mierda, pero él está feliz con su nueva CPU con botones flúor y toda la parafernalia. A mí me toca un teclado viejo que no le funciona la tecla Ctrl y cada vez que la uso le tengo que dar golpes secos con bastante fuerza.

Sigo la línea de escritorios buscando alguna mirada cómplice pero nada tampoco, hoy están preocupados porque al parecer, una mina hizo muchos puntos en el prode y todavía están pensando cómo fue que sucedió semejante aberración.

Salgo a fumar un cigarrillo y pienso: “¿Por qué carajo me traje sandalias? El dedito que me queda para afuera se me congeló, así que busco una parte donde dé el sol, para sentirme un poco mejor.

En la puerta, ya en la vereda veo pasar obreros mientras enciendo el pucho y un fuerte ruido casi explosivo me hace saltar del susto. Ah, cierto…había olvidado que están haciendo una entrada para el subte nuevo jussssto en enfrente. ¿Yo buscaba un poco de paz?…naaa….

El dueño de la oficina es un señor cavernícola. Creo que ya comenté algo sobre su enferma conducta. Si alguien vio la serie The Office (UK), puede decir que es prácticamente el mismo, pero más cuadrado todavía, más primitivo. Habría que agregarle cuando viene corriendo desde la puerta hasta el tacho de basura que tengo detrás mío, haciendo ruidos con su garganta tales como: “GGGGGRRRRRRRSSSSSSSSSRRRRRRRRRT-“, y finalmente escupe. Algunas veces se me acerca y me comenta: “Estoy hecho pelota, tengo unos mocos!….verdes!”. ………………………….

Este mismo sujeto, me cruza en la puerta y grita (porque no habla, grita), “eeeehh!! eSScuchame una cosaaaa…eeehhmm…Veroni–¿?…Fer–¿?…bueh, vos, ¿después me buscás en internet alguna silla para comprar?…algo que esté bueno, que no sea caro….-no me entendés lo que te quiero decir-, quiero poner una silla para acá adelante, porque el otro día Roberto se fue de culo al piso, te acordás? Jajaja! Antes de que me demande quiero cambiar la silla así no tengo má´ problema´, viSSSte? Tengo mucho´ quilombo´”

Yo tampoco entiendo de dónde sacó esa manía que tiene de meter en cada conversación “-no me entendés lo que te quiero decir-“…

Al rato, cuando vuelvo a mi escritorio otra vez siento la baja temperatura del ambiente, que ya es insoportable. Mi mouse por ejemplo, al tocarlo me da un escalofrío. Entonces explotan mis emociones, ya estoy podrida de todos en este lugar de mierda! Insisto con apagar el aire en un último intento un tanto más chocante, mostrando mi irritabilidad con respecto al asunto y así logrando la atención de mi jefe que esta vez directamente me putea aunque haya utilizado la palabra “por favor” en mi oración.

_ “¡¡¡Si tenés dos dedos de frente, te das cuenta de que no puedo hacer eso excepto que lo apague y con 30º grados afuera no se puede apagar!!! ¿¿vos sos o te hacés?? hay que agradecer que tenemos aire!!, traete un pullóver nena”

En este punto tengo que aclarar que se trata de éstos días, y éstos días estamos en Otoño, y en Otoño ya no hacen 30º, hoy, por ejemplo, hacen 19º y eso significa una temperatura moderada. Y acá adentro de esta oficina chota, no estamos corriendo la maratón de América, o levantando cajas corriendo agitados y transpirados de un lado hacia otro,….somos diseñadores gráficos y los únicos músculos que movemos son el cerebro y los del dedo índice.

“Gracias, muy amable” le diría si fuese algún tipo de monje tibetano ponele, pero no…No lo soy. Entonces le discuto a muerte, gritamos, vuelan algunos papeles, muevo la silla y señalo constantemente el aire, en fin,….hasta que me doy cuenta de que si continúo, esto termina en mi renuncia. Por lo cual caería en picada mi estabilidad económica y moriría de peste bubónica, abandonada en el parquet de mi living con moscas girando por mi cabeza.

A decir verdad, viviría por unos días gracias al arroz que siempre tengo en casa, una lata de atún, tres aceitunas y un pedacito de queso fresco. Pero enseguida me cortarían los servicios, entonces quedaría a oscuras y en silencio…hasta sentir el zumbido de las moscas. Y ese sería el fin…

”Buenassss…..eh! pegaste campera eh? Que pasó? Es la nueva moda?” (un compañero que acaba de llegar) “mejor no hablar de ciertas cosas, ok?” “Epaaa…buenooo….ta luegooo”

Anuncios

12 comentarios en “Mi novela laboral – Capítulo I “wwwvisitemidiadelortocom”

  1. Alegre de que hayas vuelto a escribir cosas suyas y tan… ¿divertidas?. El dolor del escritor es algarabía del lector. Basta de sandalias y ponete un pullover Gre@t Lady que cómo vos dijiste ya estamos en otoño.

    P.S.: Lindo culo el de la foto. ¿Se puso hilos de oro alguna de las chicas de la colina?

    Me gusta

  2. jajaja! que lindo que lo reciban a uno con tanto cariño (?), he vuelto, o eso intento. Que gusto siga siendo ud uno de mis lectores!

    PD: Sí! es el de Rogelia que es bastante coqueta, pero no digamos que nos dimos cuenta porque le agarra el ataque, viste como es…negadoraaaaa….

    Me gusta

  3. Que dia del orto!!! la verdad es que me angustie, asi que voy a aumentar mi dosis de clonazepan, ponerme un pullover y cambiar el teclado ya, porque la barra espaciadora hace algo parecido a tu Ctrl y ya estoy empezando a hablarle… Es cierto que la imagen de la señorita atempera la cosa.
    En fin, a mi me quedan unas papas, cuatro dedos de fernet y una doble cola por la mitad. Ahh, dos tucas de un casero rico que no pasan de esta noche. Un placer volver a leerte.
    Besos

    Me gusta

  4. Ay! Que alegría que alegría que alegría leerte!!!!!
    Me sentí re identificada, en el laburo… ponen el aire acondicionado frío en días de 19 grados, son todos marmotas o que pasa?????
    Comparto la frase de Giovanni, “el dolor del escritor es algarabía del lector”, porque disfruté mucho leyéndote… me imaginaba toda la escena y digo, porqué no una columnita en un diario??? Eh?? Vamos Gre@t Lady todavía!!!!
    Abrigá el dedito del pie, y… que sea con salú!

    Sandru

    P.D.: yo puedo aportar un cuarto de yogurt diet y medio sobre de mayonesa light!

    Me gusta

  5. Jajajajaaja! Sandrus: muchas gracias siempre por tu apoyo, y repito, ya que volvés a citar la frase de Don Giovanni, es realmente un gusto para mi saber que estás/n del otro lado. Me encanta saberlo y que opinen.
    Saludos!!

    Me gusta

  6. jajajajajajjaja
    muy bueno, creo que he vivido situaciones similares, pero yo era el que tenia calor, y la chica el frio… ahora entiendo por que me odiaba jajaja

    Sos diseñadora grafica?? Si tu respuesta es si (jaja) buscate un laburo en alguna empresa de software medio moderna, de esas tipo Web 2.0 que todas quieren ser como Google, y aunque no le lleguen ni a los tobillos, en genereal el ambiente de laburo es mas copado que en las oficinas “normales” jaja, no se, consejo… yo creo

    Me gusta

  7. aaaahh!! bueno veo que hasta despierto conciencias! jajaja en fin, sí, estoy buscando otra cosa por favorrrrr!! ya no aguanto más acá adentro y eso que no conté todo, porque hay mucho mássssssssss!!

    ah!! y FELIZ CUMPLE!!!!! BESOS

    Me gusta

  8. Pingback: Mi novela laboral – Cap 01 – “Evidencias” « Gre@t lady

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s