El Combo Harmburguer Deluxe


Para escuchar mientras leemos…      

El Combo y La Botella

El Combo y La Botella

En un lejano, lejanísimo tiempo, el Combo Hamburguer Deluxe vivía en un calzoncillo muy limpio y lujoso.
El Combo, gozaba de las piernas que daba cada noche y también de sus pequeños calzones que, como todo Combo, tenía varios y eran muy grasosos.
Muuuuuy muy apartado de su calzoncillo, vivía una Botella tan pero tan deliciosa que era muchas veces catada pero nadie la podía tener, porque era muy costosa.
El Combo Deluxe un día la conoció gracias a un calzón que le acercó su retrato creyéndolo grasoso dadas las formas deformes de aquella deliciosa botella encatada. El calzón le advirtió sin embargo, que ésta no era una botella cualquiera, más bien era una cualquiera que había sido muchas veces catada por los hamburgueses de todas las tierras cercanas. Pero eso al Combo no le importó, porque era muy ambicioso y todo lo quería tener.
Así fue que dio una pierna gigante y la invitó.
La Botella asistió halagada por ser la gran elegida.
Durante toda la pierna, el Combo no pudo despegarse de la Botella, queriéndole robar algún que otro yeso constantemente, pese a los negativos revelados.
Al finalizar la noche, ella se acercó y le dio un jabón como muestra de su interés.
Él cayó rendido a sus pies y suplicó y suplicó pero nada más que jabones consiguió.
Unos días más tarde, el Combo decidió ir a catarla personalmente.
Se dispuso a salir de su lujoso calzoncillo (cosa que jamás hubiese hecho) cuando de pronto, un floripondio enano lo increpó para prevenirlo una vez más del peligro que se avecinaba. A pesar de ello y de todas las impericias sazonadas con anterioridad, el Combo Hamburguer Deluxe, jamás retrocedería.
Subió a su cansado zapallo azabache y empardó. Empardóoo, empardóo, raqueteóoo, sucumbióoo y apaleó hasta llegar a esa lejana tierra.
La Botella muy sorprendida lo recibió, y el Combo, sin perder lienzo porque era muy impaciente, le propuso acercamiento por inversa.
Ella dejó caer su corcho entumecido y disparó una carcajada.

Enseguida se acercaron tres ciruelas sonrojadas.
_Son mis tres tarjetas. (Dijo ella todavía sonriendo)
Pero la mirada incierta de su nunca esposo desencajado, reveló la ignorancia de su arrogancia. Entonces la Botella finalmente explicó:
_QUE SOY TORTA, PELOTUDO.

Desde ese día el Combo Deluxe ya no huye ni ambiciona.
Encerrado vive en su lujoso calzoncillo, pues despidió a todos los calzones y no dio más piernas por las noches.

Sólo le queda aquel Floripondio enano que fielmente lo acompañará hasta la muerte, porque lo desea en silencio.

 

Anuncios

6 comentarios en “El Combo Harmburguer Deluxe

  1. Priii!
    Que lujo ser Pri en este blog!!!! Soy fanática!
    Me encantó la botella! que arrogante la hamburger deluxe!
    “le propuso acercamiento por inversa” jajaj!
    Besotes Gre@t Lady! que suerte que apareciste!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s